Posteado por: deoraocchumor | noviembre 10, 2010

Dos ancianos al llegar al cielo

Una pareja de viejitos….  ambos de 85 años, habían estado casados durante 6 décadas.
Aunque no eran millonarios, su vida era cómoda por ser cuidadosos con el dinero.


Estaban muy saludables a pesar de sus años, en gran parte en la insistencia de ella, de que comieran comida sana y que hicieran ejercicio. Un día, sin embargo, salieron de vacaciones y el avión se accidentó mandándolos directamente al cielo.

Llegaron y San Pedro los recibió a la entrada del Paraíso. Los llevó a una mansión amueblada,  con muebles forrados de seda fina, una cocina con todo, más una catarata bellísima adornando la recamara principal. Una criada desempacaba su ropa favorita y preparaba la casa para que no les faltara nada. Estaban anonadados cuando San Pedro les dijo “bienvenidos al cielo. En adelante esta será su nueva casa. 

 

     

          El viejito le preguntó a San Pedro cuánto costaba todo eso. Pues nada, contestó San Pedro, es la recompensa por haber vivido como Dios manda.

          El  viejito miró por la ventana y ahí mismo vio un campo de golf de primera clase, mejor y más bonito que cualquiera jamás hecho en la Tierra.

          ¿Cuánto cuesta jugar en el club? Le preguntó a San Pedro.
Estamos en el cielo, puedes jugar gratis todos los dias, las veces que quieras.

 

Fueron al restaurant del club y vieron una mesa cubierta de toda clase de comida: mariscos, carnes, postres exóticos, bebidas de todas clases.
Ni me preguntes, le dijo San Pedro, todo es gratis.

El viejito vio todo y algo nervioso le echó una mirada a su esposa. Bueno,le preguntó a San Pedro, ¿en dónde están las comidas dietéticas, sin grasa y baja en colesterol?  ¿Y en dónde está el café descafeinado?

Lo mejor de todo es que puedes comer y beber lo que quieras y cuando quieras, y nunca te enfermarás ni engordarás. ¡Están en el Cielo!

¿Me estás diciendo que no es necesario hacer ejercicio?

Solamente si tú quieres, le contestó San Pedro. 

¿No tengo que chequear ni azúcar ni presión?

No, le contestó San Pedro, nunca jamás. Nada más tienes que disfrutar de la manera que más te plazca! 

 
El viejito miró a su esposa y le dijo:
 
“Tú y tus cereales de miércoles ……….pudimos haber llegado aquí hace ya diez años!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: